jueves, 2 de abril de 2015

Día Internacional del Libro Infantil: 2 de abril

   La Organización Internacional para el Libro Juvenil (IBBY), organización sin fines de lucro, frundada en Suiza en el año 1953; institutó desde el aó 1967 al 2 de abril como Día Internacional del libro infantil, en conmemoración del natalicio del célebro escrito dané Hans Christian Andersen.
    Andersen nació en Odense, Dinarmarca el 2 de abril de 1805 y falleció en Copenahgue, Dinamarca, el 4 de agosto de 1875. Escribió unos 168 cuentos entre los que se destacan: La sirenita, El patito feo; Las zapatillas rojas; El soldadito de plomo, entre otros.
     Este año 2015, el lema establecido para el Día Internacional del Libro Infantil es: Muchas culturas, una historia. Para leer más acerca de este día pueden visitar la siguiente página web: http://www.oepli.org/pag/cas/dia.php

En el Día Internacional del Libro Infantil, les comparto estos cuentos y poesías infantiles de mi autoría 


Gotitas de lluvia

Gotitas de lluvia
pequeñas, cristalinas.
Tic, tic, en la ventana,
me dicen cantarinas.

Redondas,  redonditas,
se  giran y se resbalan.
Se unen y cantan rondas
y  juegan con las hadas.

Clin, clin, llegan a tierra,
y una rosa las reclama.
Las flores a la espera,
de abrirse en las ramas.

Esferas diminutas,
por mis dedos se escapan.
Pido un deseo y una mariposa,
lo atrapa.

Tic , tic, suenan las gotas,
de nuevo en mi ventana.
Gotitas cristalinas
me dicen: - ¡hasta mañana!



Besito volador cuento

      Juntó sus tres dedos como si fueran un corazón. Los acercó a su boca y con un chuic mandó un besito volador.
      El besito volador no era como cualquier beso. Era uno especial. Viajaba a través del aire, con la brisa y con el viento. Se mecía en las hojas de las vides y jugaba a la mancha  escondiéndose entre  los racimos de uva.
     Donde llegaba, todo lo inundaba de ternura. Las mejillas de los niños. Los rostros de los ancianos; los adolescentes, los adultos . Todas las personas querían recibir un besito volador. Y la única condición para ello, era desearlo de corazón.
    Así que si estás leyendo estas letras, seguramente en cualquier momento te llega este envío de amor: ¡Chuic!. Ya tenés tu besito volador.

Bichitos de Luz

         Veo una luz pequeñita. Se prende y apaga. Corre y corre y yo voy tras ella, pero no la puedo alcanzar.
            Ay! Ahí viene otra y otra más. Prenden y apagan. Parece que estuvieran tocando alguna música. Imagino sonidos por el campo abierto, en el profundo silencio nocturno. Miro al cielo y veo la luna que nos escucha y baila con cascabeles atados a su cintura.
            Hagamos una ronda, es noche de juegos. Eh! Bichitos de luz, los llamo.  Hagamos una ronda, es noche de juegos.
            Prenden y apagan permanentemente, estos pequeñitos habitantes de la naturaleza, que sólo se ven a esta hora. Farolitos suspendidos en el aire, nos están  alumbrando  hoy a todos.
 Danzan las lechuzas y un pájaro que se acaba de despertar por el ruido. Y se unen a nosotros mi perro que juega con su cola y un conejo saltarín. Ronda, ronda, redonda, llegan los sapitos y los caracoles. También  vienen las liebres y se juntan al ritmo de las tortugas. Estamos de fiesta. El cielo azul nos mira y nos acompañan las estrellas.
Luz, luz, somos bichitos de luz...

Marisa Avogadro Thomé. Escritora - Periodista - Editora 




 
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.