viernes, 10 de julio de 2015

Fuentes informativas y Periodismo Científico

Número 31

La tarea de escribir materiales ya sea de ciencia, periodismo en general, periodismo científico en particular, presupone tener que recurrir a fuentes que nos brinden información desde diversas perspectivas.

Algunos autores brindan sus clasificaciones y nosotros nos referiremos a la clasificación de fuentes que realizó el CIMPEC ( Centro Interamericano para la producción de material educativo y científico para la prensa) en 1974, porque a pesar de los años transcurridos, sigue en vigencia y expresando con claridad, los lugares adonde recurriremos para encontrar información. A ello también se le sumará la tipología que surgirá del empleo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

En primer lugar, contamos con las fuentes regulares: que son a las que recurren generalmente los periodistas y las que manifiestan la vida institucional de un país; por ej.: el gobierno y sus áreas nacionales, provinciales, organismos autónomos; actividades privadas destacas; partidos; agrupaciones, entre otras.

Luego, las específicas: que son los grupos o las personas que se abocan a la tarea de estudiar y dar soluciones en áreas científicas, educativas y técnicas; ej: universidad, estado, sectores productivos; sociedades, entidades profesionales; oficinas extranjeras, etc.

En tercer lugar, las circunstanciales: son grupos de personas, que realizan tareas de carácter temporal, que se reúnen por ej.: en un congreso, en el cual comparten ciertos conocimientos. Pueden producir materiales de interés científico esporádicamente, efectuar despachos de agencias, recortes de revistas, films, videos, programas de t.v. El material puede también ser educativo, tecnológico, entre otros.

Finalmente, están las documentales: las constituyen un conjunto de conocimientos agrupados en alguna instancia y organizados de modo tal de ser consultados, por ej.: archivos de diarios, t.v., radio, bibliotecas públicas y personales, colecciones especializadas, boletines, material filmado, de radio, etc.

Nuevas tecnologías 

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y el empleo de las herramientas telemáticas, es evidente que el universo informativo se ha expandido sin límites y las posibilidades también se han iterado al infinito.

En lo que respecta a las herramientas, nos proporcionan información desde la navegación en la red, el correo electrónico, las listas de distribución, las conferencias electrónicas, el chat, los motores de búsqueda, los directorios, entre otros.

Por ello, ingresan en el universo de las fuentes, el ámbito de la teledocumentación: que emplea a ordenadores y telecomunicaciones para automatizar el proceso de documentación. Allí encontraremos los bancos de datos, las redes, las bases de datos documentales, las de datos informativas, por mencionar algunas.

Los bancos de datos: como ordenadores que forman parte de una red y que brindan servicios de tratamiento, almacenamiento y recuperación de información de las bases de datos que tienen almacenadas.
Las redes: que son redes de uno o varios bancos de datos compartidas por los usuarios de dichas redes.
Las bases de datos documentales: donde se coleccionan registros estructurados y generalmente sobre un mismo tema, con información bibliográfica como libros, tesis, artículos y que son almacenadas en un banco de datos.
Las bases de datos informativas: referidas a colecciones de registros estructurados cuyos datos se pueden ir anexando mediante técnicas estadísticas y también almacenadas en un banco de datos.

Finalmente

Queda por aclarar, que cualquiera de las fuentes a las que se deba acceder, supone siempre una tarea que se debe realizar con responsabilidad, toda vez que se debe verificar su línea de garantía, es decir la procedencia de la información, cotejarla, compararla. Tengamos presente que con el acceso a Internet se ha abierto una puerta a un universo de posibilidades, pero que reside también en la responsabilidad social y personal, el uso que se hace de este medio de comunicación. Recuerdo haber estado preparando unos materiales para conocer el tratamiento médico de algunas enfermedades reumáticas y tropecé varias veces con el ofrecimiento de un instituto que trata a sus pacientes y "los cura" mediante la ingestión de tierra. Sin despreciar que la tierra es el planeta donde vivimos, que en ella nacen, viven y mueren los seres humanos, animales y plantas; no podemos dejar de mirar con ojos críticos y alertar sobre los usos que se hace de la información o más bien de la posibilidad de difundir información.

Seguramente, mas allá de las sonrisas que pueda despertar esta anécdota real, queda un largo camino para transitar en el ámbito de la confiabilidad y seriedad de las fuentes de información, sobre todo con las nuevas tecnologías a disposición.

Mtra. Marisa Avogadro. Columna "Comunicarte", revista "Razón y Palabra", N31, marzo 2003. Disponible en http://www.razonypalabra.org.mx/comunicarte/2003/marzo.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.