lunes, 13 de julio de 2015

La presencia de las ausencias

Número 48 - 2006

Recorremos la historia y en el siglo X, Fátima, una española que observaba el cielo, las estrellas y los satélites, reunió toda su investigación en la obra Correcciones sobre Astronomía, útil aún hoy. Nombres como Theano se suceden desde el año 500 AC, pasando por Hypatia de Alejandría ( 370 - 415) y viajando a través del tiempo.

El trabajo sostenido de las mujeres en el ámbito de la ciencia, desde tiempos inmemorables, adolece en la actualidad de un denominador común: la falta de difusión del mismo; las desigualdades económicas en cuanto salario, la falta de reconocimiento en su trabajo y cargos de jerarquía inferiores.

Sobre la realidad de los medios de comunicación y la difusión de las actividades de las científicas, podríamos hablar de lo que llamo la presencia de las ausencias. Contamos con diferentes opciones: no se generan informaciones referidas a mujeres; no hay mujeres merecedoras de ser noticias en los medios o bien la falta de presencia no es azarosa.

Si elegimos esta última opción, diremos que la ausencia de la temática de la mujer, en este caso en particular, vinculada a la ciencia, es una ausencia de la realidad textual mas constituye una presencia del mundo mental. La misma temática que se evita es la que se quiere velar, para que no se tome conciencia sobre este tema.

Podemos trasladar esto al ámbito del periodismo digital y apreciaremos sí varias informaciones de científicas, pero la mayoría son sólo cuando sus esfuerzos se ven coronados por un premio; hasta que ello ocurre, permanecen en el anonimato, tanto su trabajo como su nombre. También se encuentran una gran variedad de revistas científicas, pero la mayoría son dirigidas por varones.
Lejos de realizar un relato polarizado de género, desde esta columna se ha querido dar un esbozo de algunas situaciones referidas a las científicas y el ámbito de la información.

Científicas mexicanas

Aunque a veces están ausentes las mujeres, tanto de páginas de diccionarios como de enciclopedias, periódicos, revistas y lo más importante: ausentes de nuestra memoria y conocimiento; desde este espacio, mencionemos a reconocidas científicas mexicanas y en su nombre a todas las mujeres científicas que desde sus puestos de trabajo, contribuyen a que la ciencia sea un elemento integrador del ser humano con el entorno en el que vive y un puente de unión entre el desconocimiento y la luz que confiere el saber: Ana María Cetto (física); Silvia Torres (astrónoma); Esther Orozco (patóloga); Herminia Pasantes (neurofisióloga); Ana María López Colomé (fisióloga); Mónica Clapp (matemática); Mayra de la Torre (biotecnóloga); Margit Frenk Freud (filosofía y letras); Cinna Lomnitz Aronsfrau (investigaciones históricas).
En referencia al ámbito de la difusión de la ciencia, Alejandra Jaidar y los premios que la Sociedad Mexicana de la Divulgación de la Ciencia y la Técnica- SOMEDICYT- instituyó con su nombre Premio Nacional de Divulgación de la Ciencia en México y que fue recibido entre otros, por Ana María Sánchez Mora (maestra en física y en literatura comparada) en el año 2003.

Ausencias, presencias, tiempos de complementariedades, de convivencia ... Comunicación, mujeres, ciencia: la presencia de las ausencias.

Mtra. Marisa Avogadro Thomé. Columna "Comunicarte", revista "Razón y Palabra", México, N48, enero-marzo 2006. Disponible en: http://www.razonypalabra.org.mx/comunicarte/2006/enero.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.