martes, 1 de noviembre de 2016

Perfume - poesía

Y su perfume quedó en su piel
aún de mañana.
Bajo el agua fresca cristalina
aún estaba.

Esa presencia artera de su cuerpo
que deja huellas en su alma.
Esa vibración de sonidos y ruidos
que dentro se acallan.

La necesidad inquieta de gritarlo,
de decirlo, de reclamo.
Su presencia firme como la montaña,
su perfume tierno como canela en rama.

Marisa Avogadro Thomé
Con el corazón a tientas. Poesías.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.